mi subconciente ecléctico

viernes, noviembre 24, 2006

Durante la primaria estuve en un lugar de oscuridad llamado "Constancia y Trabajo". En este sitio la tortura mental y física era cosa de todos los días, podías ver a niños hincados en medio del patio central, bajo el sol, con las manos en alto sosteniendo pesados libros. Platicar en clase o sacar mala calificación en algún parcial implicaba necesariamente ser golpeado en la mano extendida con un metro de madera o con un borrador. La educación además era excesivamente católica, nos llevaban a misa cada viernes primero de mes, antes del cual nos hacían confesarnos (de manera obligatoria) con uno de dos padres, el que te regañaba o el que estaba literalmente dormido mientras hablabas. Yo tenía mi bloque de pecados "seguros", los confesaba siempre para rellenar, porque aunque les cueste trabajo creerlo, yo era demasiado buen niño y realmente eran pocas las veces que necesitaba confesarme. Así que cada que me confesaba de manera obligada el script era: "Sinpecadoconcebida (respuesta a un 'avemaríapurísima')", "hace un mes que no me confieso" (respuesta a '¿cuándo fue la última vez que te confesaste?)". "Confieso padre que a veces (1.) no pongo atención en misa, (2.) tengo malos pensamientos y (3.) me enojo con mis papás". Cabe señalar que a mi grupo (éramos el "A") siempre nos tocaba el padre que se estaba durmiendo, entonces su respuesta invariable a mis pecados era "trs pahs nstros y trs avs mahias". Entonces yo iba y me hincaba y empezaba a rezar devotamente. Pero un día, se enfermó éste padre, que de hecho ya estaba viejito y nos tocó confesarnos a todos con el padre que regañaba. Recuerdo que todos los de mi grupo se acercaban asustados, y definitivamente no ayudaba mucho ver a los niños que salían llorando del cuarto que usaban como confesionario. Finalmente me tocó a mi, así que me acerqué y entegué mi paquete de pecados seguros. El padre se tomó un tiempo para responderme, éste era joven y tenía cara de malo. Me dijo "¿qué clase de malos pensamientos?" a lo cual respondí "pues ya sabe, cuando uno le desea malas cosas a otros". "¿Pero no son pensamientos impuros?". Cuando ocurrió ésto yo estaba en cuarto de primaria, tendría unos 8 años, mi concepto de pensamientos impuros era por ejemplo, desear que mi papá se muriera cuando me obligaba a comer fruta o imaginarme golpear a algún compañero que me caía mal o ganarle una discusión a la maestra. Así que pensándolo un poco le dije "si". Alzando un poco el tono de voz me preguntó "¿te has masturbado?". Y pues yo respondí "yo creo que no padre" pero ahora sí realmente nervioso. "¿Lo has hecho o no lo has hecho?", "Padre, no sé qué es eso". Entonces el padre abrió los ojos a su máxima capacidad y se dio cuenta que acababa de cometer un grave error. Me dijo que rezara un padre nuestro y un ave maría. Lo primero que hice después de rezar, como se han de imaginar, fue buscar "masturbación" en éste pésimo diccionario que se llamaba "Sopeña". Es de esos diccionarios en los que buscas por ejemplo, "castraltor" y te dice "el que castralta". Te vas entonces a "castralta" y te dice "remancería", te vas entonces a "remancería" y dice: "dícese del lugar donde trabaja el castraltor". No recuerdo qué demonios decía en masturbación, creo que mis dudas fueron resueltas preguntando a amigos. La cuestión es que un año después yo ya me estaba masturbando, y lo único que decía en el confesionario era "Padre, he tenido malos pensamientos".

4 Comments:

  • JAJAJA buenisima anecdota. Es curioso, creo que todos los ninios han de tener un 'script' similar --yo tambien siempre decia 'malos pensamientos', y que me peleaba con mi hermano. No me sorprende que el padre siempre se durmiera....

    Cuando me confese por primera vez, para hacer la primera comunion, estaba tan nervioso que se me olvido el ave maria que el padre me dio como penitencia, y pense que habia decepcionado tanto a la virgen que me iba a mandar al infierno.

    By Anonymous Jorge Aranda, at vie. nov. 24, 11:35:00 a.m. GMT-6  

  • Jajajajaja, la moraleja es: "Nunca decepciones a una virgen". :D

    By Blogger gasca, at vie. nov. 24, 12:10:00 p.m. GMT-6  

  • cierto" Excelente anècdota! Me recuerda un libro que me gustò mucho, tal vez a ti no te guste jaja, se llama "Las cenizas de Àngela" de Frank McCourt. Lo que no entiendo es còmo recuerdan tanto detalle, yo no recuerdo nada de mis confesiones.
    Sobre decepcionar a una virgen... pues creo que eso es muy comùn en realidad!

    By Anonymous Chof, at sáb. dic. 02, 01:58:00 p.m. GMT-6  

  • Bueno, hace poco estaba viendo precisamente la película de "Angela's Ashes" y vimos esta escena en la que manda la abuelita a confesarse al niño porque había vomitado la hostia en el patio trasero. Y comenté que a mi me tocó vivir ese tipo de realidad, un catolicismo irracional y exagerado. Muchas escenas de esa escuela y esa familia en el contexto religioso pudieron haber sido tomadas de mi escuela o de mi familia. De hecho me comentaba mi hermano hace poco que el padre que se dormía era el "Padre Luna" y que a él también le tocó, también me dijo el nombre del otro padre pero la verdad se me olvidó, como referencia mi hermano tiene 10 años menos que yo y estuvo en la misma escuela. Imaginarán el avance que ésta escuela ha tenido en su forma de educar. Imaginarán también el avance de mi familia para que 10 años después hayan elegido la misma escuela. Es un trabajo muy arduo abrir mentes.

    By Blogger gasca, at sáb. dic. 02, 05:29:00 p.m. GMT-6  

Publicar un comentario

<< Home