mi subconciente ecléctico

martes, noviembre 14, 2006

Antier me preguntó una amiga cuál era mi opinión de la "Ley de Sociedades de Convivencia". Yo no tenía la menor idea de lo que me hablaba. Resulta que esta ley va a reconocer a aquellas personas que decidan tener una vida de pareja, pero que no decidan (o puedan) casarse y que no se conformen (o no se les reconozca) con las leyes que regulan el concubinato. Yo de plano le digo, "oye, qué interesante, ¿y de quién fue la idea?, obviamente no fue del PAN" y me dice "¡Claro que no! esto viene de Patricia Mercado", y entonces a mi me encanta la idea, ésta mujer me parece que representa a uno de los pocos rastros de izquierda congruente en el país. Entonces mi amiga me explicó con muy buenos argumentos por qué había sido incorrecto que se aprobara esa ley. Les platico rápidamente, el matrimonio no es para mi, me molesta hacer un trámite para algo que pretenda regular la conexión sentimental con una pareja y como bien ella me explicó la ley no tiene por qué contemplar mis sentimientos. El concubinato es para mi porque no requiere de trámites, sin embargo limita a una convivencia de cinco años bajo el mismo techo (esto lo leí hace años, si ya cambió alguien dígame), hasta que transcurre este tiempo la pareja (de diferente sexo) puede tener ciertos beneficios. No existía una ley intermedia porque aparentemente no se necesitaba, pero resulta que actualmente el 10% de la población en México es homosexual, que este porcentaje ni siquiera considera a los bisexuales y que en conjunto ya son una minoría bastante considerable. Entonces imagina que un día naces, junto con otros 9 bebés, y por genética o por decisión resulta que te gusta alguien del mismo sexo. Un día decides tener una pareja de acuerdo a tu tendencia y otro día deciden vivir juntos. Ambos son empleados, si fueran heterosexuales al casarse podrían juntar sus puntos de INFONAVIT para comprarse una casa, como son homosexuales esto no es factible. O el caso más típico, tu pareja se muere y la herencia la reclaman sus familiares y tu no tienes derecho a nada. Vives en un país cuyas leyes no te reconocen. Mi amiga tiene razón en una cosa, no se debe hacer una ley que se supone general en base a una minoría, por ejemplo la Ley de los Derechos y Cultura Indígena beneficia directamente a esta minoría. Los homosexuales no necesitan leyes intermedias, no se trata de hacerles un favor. Necesitan poder casarse, poder vivir en concubinato, poder adoptar hijos. Lo merecen sólo por una cosa, por ser humanos y dentro de nuestro contexto, lo merecen nomás por ser mexicanos. No tienen por qué seguir siendo ciudadanos de segunda clase. ¿Antinatural? Se ha observado comportamiento homosexual en 1500 especies animales. ¿Contra la familia? No encuentro nada en una pareja gay que afecte al concepto de familia. Afecta por supuesto a los paradigmas de la familia retrógada mexicana, pero saben qué, eso es bueno, lo que menos necesitamos es seguir cargando con lo que ha quedado obsoleto.

6 Comments:

  • Gasca, acabo de encontrar tu blog y quiero felicitarte; muy interesantes temas, muy clara exposicion!

    No estoy de acuerdo con tu amiga, creo que la ley de sociedades de convivencia es una de las mejores noticias que han salido de Mexico este anio. Su argumento (que, segun entiendo, consiste en que no nos debemos conformar con nada menos que igualdad de leyes y condiciones para homosexuales y heterosexuales) tristemente no puede ejecutarse en la sociedad mexicana actual, que lo rechazaria de inmediato. Canada, que francamente esta decadas adelante de Mexico en cuanto a respeto y asimilacion de minorias, aun tiene debates en cuanto a que si los matrimonios homosexuales pueden o no ser llamados de esta manera.

    La ley de sociedades de convivencia le permite a cualquier pareja (como indicas, no necesariamente de homosexuales) tener la gran mayoria de los beneficios legales que tienen las parejas casadas: pensiones, derechos sobre los bienes de la pareja difunta, etc. Es un paso muy, muy importante, y un logro tremendo. Por supuesto, en el futuro hay que luchar por dejar atras incluso esto, y llegar a leyes iguales para ciudadanos que deben considerarse iguales. Desgraciadamente la ley solo aplica en la ciudad de Mexico, para sus habitantes --el siguiente paso es conseguir que el resto del pais vaya en esta misma direccion, que es mucho mas dificil de lo que parece. Pero si apuntamos al todo o nada, jamas vamos a conseguir el todo.

    By Anonymous Jorge Aranda, at jue. nov. 23, 11:32:00 a.m. GMT-6  

  • Muchas gracias por tu comentario Jorge, como lo mencioné en mi segundo post, el decidir escribir un blog fue fundamentalmente influenciado por leer uno, bueno no mencioné tu nombre, casi todas las referencias de amigos las estoy manteniendo anónimas, pero esa referencia fue respecto al blog que escribes.

    Existen éstos "principios generales del derecho" que son como las "verdades absolutas" que limitan por un lado la legislación y ayudan por otro lado a la impartición de justicia. Su crítica va en torno a que ésta ley busca beneficiar únicamente a los homosexuales, pero "engañosamente" se está planteando como una ley de beneficio social general. Mi crítica es concretamente social, si la democracia funcionara de manera automática y mágica mañana ya no habría homosexuales en México. Entonces mi punto es que debemos priorizar el combate a la intolerancia y a la ignorancia, a los paradigmas obsoletos. ¿Por qué no hacer una legislación que beneficie el conocimiento a través de los medios?, si el gasto del gobierno en medios para presumir sus "logros" se utilizara para cápsulas educativas (en esos mismos horarios de alto rating) habría un mucho mayor beneficio social.
    No va a ocurrir, al igual que los matrimonios entre homosexuales, a corto plazo; mi visión idealista es con la intención de que el lector compare lo lejos que estamos de lo que supongo correcto. Estirarlo al punto de lo ideal a ver si alcanzo a jalar un poco a los más retrógrados.

    By Blogger gasca, at jue. nov. 23, 01:34:00 p.m. GMT-6  

  • Gracias por aquel post, Gasca, y que bueno que te lanzaste a escribir tambien!

    Entiendo tu punto de vista, y estoy de acuerdo en lo basico. Solo que por el otro lado pienso en Fox besando la mano del papa, y en el porcentaje de mexicanos catolicos, y siento que leyes como esta, por poco satisfactorias que sean, son un triunfo considerando el contexto actual.

    By Anonymous Jorge Aranda, at jue. nov. 23, 03:13:00 p.m. GMT-6  

  • Estamos de acuerdo en ese sentido y posiblemente sea mejor ver el vaso medio lleno. De hecho como ciudadano del D.F. lo tomaría como un paso hacia la meta. La problemática que yo veo es a nivel nacional, no se busca una legislación que beneficie un combate frontal a los paradigmas obsoletos. No se genera una propuesta de verdadera solución, aunque sea a muy largo plazo, para éste tipo de injusticias. No pretendo decir que la mayoría de nuestros legisladores estén de acuerdo con mi opinión obviamente, digo que los que si están de acuerdo con este tamaño de igualdad social no han tenido la capacidad de generar iniciativas de ley más creativas. El niño tiene hambre, le damos un chocolate. La siguiente vez que tenga hambre volverá a pedir un chocolate y lo peor es que el contexto en el que vivimos se presta para sólo repartir chocolates, tratar de tener a los niños contentos. Gritan a los cuatro vientos que con el seguro popular el 92% de la población tiene acceso gratuito a servicios de salud. Es un chocolatote, te acercas a las clínicas y no tienen medicamento, a veces no tienen luz ni agua. Pero igual y estoy viendo el vaso medio vacío.

    By Blogger gasca, at jue. nov. 23, 07:09:00 p.m. GMT-6  

  • Definitivamente no es el escenario perfecto, podrìa ser mejor, por ejemplo, si no hubiera discriminación a los homosexuales al grado de que muchos no salen del clóset pero al menos ahora tienen la opciòn de proteger a su pareja o de conseguir más cosas juntos. Podemos pedir que las cosas tarden más pero que se hagan de la mejor forma pero los homosexuales con los que he platicado están contentos porque al menos ahora tienen esa opón más cerca, no necesariamente en otro país.

    By Anonymous Chof, at sáb. dic. 02, 02:46:00 p.m. GMT-6  

  • Exacto, están contentos porque se les dió su chocolate y ahora pedirán más chocolates y es una lástima para ellos que les haya tocado vivir en un entorno social que por muchos años más los seguirá considerando ciudadanos de segunda clase, porque ahorita no se hace la legislación adecuada para al menos empezar a tratar el tema de fondo, que es la educación. Otro ejemplo de este tipo es la corrupción, creen que si le pagan mejor a un tránsito va a haber menos, el problema de fondo sigue siendo educación, pero quisiera un post completo para ahondar en esto. Gracias por escribir niña.

    By Blogger gasca, at sáb. dic. 02, 05:38:00 p.m. GMT-6  

Publicar un comentario

<< Home