mi subconciente ecléctico

lunes, diciembre 18, 2006

No es personal.
Ayer vi la película Mar Adentro, así que la mayoría se imaginará el tema que quiero tratar. Me gustó mucho el argumento, la actuación de Javier Bardem y el extraordinario esfuerzo de la producción en abrir mentes a través del mensaje. Actualmente existen dos factores que limitan la práctica de la eutanasia, por un lado el factor legal, ya que en muchos países el suicidio es efectivamente un crimen de asesinato en primer grado. Seguramente al muerto no le preocupa esto, pero por ejemplo, la mayoría de los seguros de vida no cubren el suicidio. La situación que se presenta en Mar Adentro es diferente, ya que el protagonista está imposibilitado a mover un músculo que no sea de la cara, por lo que le es prácticamente imposible suicidarse. Ante esto sugiere que un médico se asegure de darle una muerte segura y sin dolor, una "muerte digna"; sin embargo las leyes de muchos países considerarían asesino al médico que lo hiciera. El segundo factor es el religioso, por ejemplo en la religión católica se cree que el cuerpo humano es "templo del Espíritu Santo", en resumen, que nuestro cuerpo le pertenece a su dios, no a cada uno de nosotros. La cuestión es que al tener posesión, mas no propiedad de nuestro cuerpo, es un pecado mortal (sic) decidir la muerte (destrucción de propiedad ajena supongo). Un amigo me dijo hace mucho tiempo "la vida es un regalo, si el regalo no te gusta lo puedes tirar", creo que tiene razón. El factor fundamental en términos legales, debiera ser la decisión, es decir, el estado no debe respaldar mi decisión de matar a alguien, siempre y cuando lo haga en contra de su voluntad, pero si esa persona decide morir, y lo hace constar con algún procedimiento que indique la ley, no encuentro justificación racional que debiera impedirlo. La cuestión religiosa es muy secundaria, ya que al no creer en el pecado no me preocupa decidir mi muerte, que los que están dentro del club se preocupen, sin embargo quiero señalar la hipocresía eclesiástica al sostener tal postura. La Inquisición es el ejemplo vulgar al que podemos acudir para señalar prácticamente cualquier incongruencia de la Iglesia, no me gustaría simplemente cuestionar el respeto por la vida de una institución que mató a miles, porque como sea Juan Pablo II tomó la sabia decisión de pedir perdón al respecto. Pero vamos entonces a analizar ciertas prácticas promovidas o respaldadas por la Iglesia. Cada año, por ahí de enero, por mi ciudad natal pasan miles de fieles que van a visitar a la "Virgen de San Juan", se les denomina "sanjuaneros", cada año sin excepción mueren algunos, sin mencionar los que deciden caminar con un nopal en la espalda. En general todas las prácticas relacionadas con autoflagelación que implican algunos "ejercicios espirituales" y practican una enorme cantidad de sacerdotes y creyentes, representan una total falta de respeto por un cuerpo que le pertenece a su dios. Lo fundamental es que es su decisión, al igual que la eutanasia, y es algo que debe estar respaldado por la ley, pero al mismo tiempo refleja la incongruencia e hipocresía de la Iglesia. Lo que siempre he pedido personalmente es, si algún día mi vida está en sus manos, si estoy sufriendo y es más probable que no sobreviva, si no puedo comunicarme y alguien puede hablar por mí, pidan para mi la eutanasia, y espero este post en ese futuro cercano o lejano pudiera ser un respaldo legal que refleje mi decisión y proteja a quien me ayude.

2 Comments:

  • Pido lo mismo.

    Y desde hace tiempo pienso que mi manera ideal de morir seria hacer una fiesta de despedida, poco antes de que se me acabe el veinte, y despues tomar algo que me termine sin dolor. Me ilusiona que cada vez hay mas gente que pide algo asi (esto es legal al menos en Holanda), quiza llegue a ser legal donde sea que nos encontremos en el futuro.

    By Anonymous Jorge Aranda, at mar. dic. 19, 12:40:00 p.m. GMT-6  

  • Espero que así sea, es un camino arduo en países como México el tomar decisiones efectivamente laicas. Hace unos días me preguntaba cómo hubiera cambiado la vida del mexicano si los estatutos que dieron origen a la Guerra Cristera hace casi un siglo hubiesen sido exitosos. Personalmente creo que estaríamos mucho mejor económica, social y culturalmente. Mi teoría abarca que además habría menos corrupción, pero leeré más al respecto para presentar una opinión fundamentada.

    By Blogger gasca, at dom. dic. 31, 08:26:00 p.m. GMT-6  

Publicar un comentario

<< Home