mi subconciente ecléctico

viernes, octubre 12, 2007

Individuo > Principios > Metas > Hábitos.

El otro día, una amiga a la que quiero mucho me pidió que la apoyara comprando boletos para una rifa, que según entendí, era para beneficiar a la administración del templo al que su mamá asiste. La verdad es que rara vez le niego un favor, pero en esta ocasión le dije "no puedo apoyarte, va contra mis principios". Su respuesta fue "¿qué todo lo que haces tiene qué ver con tus principios?". Entonces mi mente se echó a volar y reflexioné lo siguiente.

Primero está el asumirnos como individuos, tomando como raíz el hecho de que somos efectivamente diferentes al resto, un poco mejores en algunas cosas y un poco peores en otras. Esta premisa nos permite entonces comprender que la familia, los amigos, la pareja, los compañeros de trabajo, son accesorios del individuo (no es un "del" de pertenencia o dependencia, sino de relación). Es decir, la relación con ellos nos permite "acceder" a ciertas vivencias, que de igual manera, pueden ser más o menos positivas.

Completando este primer paso de asumirnos como individuo único, lo que sigue es conocer y entender nuestros principios. Por supuesto que la familia, los amigos, la o las parejas que tenemos o hemos tenido, influyen o pueden influir en alguna medida con nuestros principios, pero al ellos tener o haber tenido diferentes familias,
amigos, parejas y vivencias que nosotros, no deben de ninguna manera pretender imponernos sus principios.

No deben, pero el principal mensaje que quiero transmitir es que no pueden, si ya conseguimos asumirnos como individuos. (Repitan conmigo), el único ente capaz de modificar directamente mis principios, soy yo.

Los principios son, entonces, el código que regula nuestro comportamiento individual, cumplirlo significa congruencia, el castigo de incumplirlo puede ser por un lado el reflejo de que no nos asumimos como individuos o bien la frustración (generalmente inconciente) de ser domados o coercionados por una ideología que no es la propia. Ser incongruentes es, entonces, el verdadero significado de la palabra "ceder". (Desde hace rato traigo la tarea de hacer todo un post aparte respecto a ceder).

Esto nos da de entrada algunas lecciones, la primera es que la tolerancia entonces significa entender esto, es decir, si todos comprendiéramos que somos primero individuos con diferentes principios de igual valor, la tolerancia sería un mecanismo automático de respuesta.

La siguiente lección, es que las discusiones no deben ser respecto a metas o hábitos, sino respecto a principios. La pregunta fundamental no es "¿por qué (o para qué) haces esto?" sino, "¿qué principios incompatibles tenemos?" o "¿cuál es la causa de tu o de mi o de nuestra incongruencia?".

Esto a su vez, nos lleva a percatarnos de que un acto malo sólo puede ser incongruente. Explico, si:
1. somos un individuo (y así nos asumimos),
2. hacemos concientes nuestros principios que comprendemos (y nos parecen correctos), y
3. somos congruentes;
nuestros actos no pueden llevar mala intención, sí es posible que hagan daño porque no significa que los principios de un individuo sean los principios más adecuados para la comunidad que lo rodea, si hay un alto o visible costo de estos principios para la comunidad, ésta puede por supuesto elegir destruir, limitar o deportar al individuo. Pero en realidad no lo destruye, limita o deporta por malo, sino por inconveniente.

La "bondad" y la "maldad" pueden ser regidos a nivel social por principios morales, idealmente por principios puramente éticos, esto hace que un individuo deba enfrentar sus propios principios a los que en ese momento regulan a su comunidad, para verificar si son compatibles, si no lo son sus opciones son o cambiarse a una comunidad donde sí lo sean, o construir una serie de discusiones que lo lleven a modificar los principios de su comunidad (la tercer opción es vivir congruente con sus ideas mientras así se lo permita su comunidad -desalineado - y la cuarta es ser incongruente).

Esto significa que la congruencia debe ser el principal valor del individuo, y la alineación de los individuos hacia los principios (cambiantes, por su carga de moralidad) de la comunidad, debe ser el principal valor de un Estado.

Compatibilidad no significa igualdad, no digo por ejemplo que para que una relación funcione tienen que tener exactamente los mismos principios, simplemente que no sean contradictorios (y en caso de ser así aún es posible llegar a acuerdos a través de discusiones constructivas para evaluar estos principios y modificarlos
unilateral o bilateralmente). Que conste.

Hay una idea que desde hace mucho ronda a las personas que relaciona la individualidad con el egoísmo, yo estoy en desacuerdo, porque éstos dos términos tienen una diferencia fundamental: el egoísmo promueve la intolerancia. El egoísmo califica como superiores mis principios respecto a los del otro, es decir, sin ninguna discusión que nos lleve a la comprensión de los principios de otro, asumimos que es prioritario nuestro punto de vista, nuestra toma de decisiones o nuestra propia comodidad. Si te aseguras de comprender el principio del otro, y con total apertura sigues pensando que tienes la razón, entonces optar por ti ya no es egoísta, ya es una decisión informada y tolerante. Asumir "a priori" que tu principio es más adecuado, esa es la definición de intolerancia; asumir que es más importante es la definición de egoísmo.

Por todo esto, ideas como "ser para los demás", "convertirte en uno con tu pareja", "cargar con el honor de la familia", "manchar un apellido", "traicionar a la patria", "cometer un pecado"; son ya conceptos completamente absurdos para mi.

Etiquetas: , , , , ,

11 Comments:

  • y a pesar de tener racionalizado todo eso no te resulta difícil (a veces) la práctica de la tolerancia? a mi si, como dice un amigo, no soy Buda...

    By Blogger Andrea, at jue. oct. 18, 05:51:00 a.m. GMT-6  

  • Así es, la intolerancia es mi respuesta natural a: 1. Ver el ejercicio congruente de principios que contradicen a los míos; 2. Ver que una incongruencia provoca que se sigan principios que contradicen a los míos y 3. Que cualquier acto relacionado con los dos puntos anteriores tenga un efecto limitante en mi persona.

    Creo que esa es la razón por la que es difícil muchas veces hacer que ciertas relaciones laborales, de pareja o familiares funcionen; porque las personas que conviven pueden tener principios completamente enfrentados.

    Por ejemplo, hay dos "prácticas comunes" en particular que hace muchos años que no tolero, uno es que fumen nicotina y otro es la fiesta brava. No significa que odio a los fumadores o a los aficinados a las corridas de toros, significa que no cabe en mi mente que se realicen dichas prácticas, que los no fumadores estemos obligados a recibir el daño por el egoísmo de algunos (incongruente por supuesto) y que un ser vivo deba ser torturado para causar placer en seres racionales es inconcebible para mi (la diferencia con el boxeo es la elección del boxeador, el toro no elige un carajo).

    Tolerancia no es decir "seguramente no tengo razón", tolerancia es escuchar otros puntos de vista, discutir y llegar a conclusiones que POSIBLEMENTE cambien tu perspectiva original.

    Por lo tanto, la intolerancia puede tanto ser promovida por el egoísmo, como menciono en el post, como puede ser una respuesta natural a ver acciones que contradicen tus principios. Esta respuesta natural puede significar únicamente que eres ascertivo o crítico. El daño se hace cuando te cierras a escuchar argumentos que pueden ser tan buenos o mejores que los tuyos.

    Lo que no sé es si Buda tenía un mínimo rasgo de intolerancia ;)

    By Blogger gasca, at mié. oct. 24, 10:32:00 a.m. GMT-6  

  • Claridad, perspectiva, contexto, granularidad, temporalidad.. pero sobre todo.. que tan objetivo o subjetivo se es al ser congruente con los principios.

    Total que no le compraste el mendigo boleto... mamon...

    By Anonymous Erminio, at lun. nov. 05, 12:44:00 p.m. GMT-6  

  • A veces no es cosa de congruencia o principios, es de apoyo a quien lo pide... es lo de menos, lo que creo es que no podemos olvidar que por muy congruentes y atentos a nuestros propios principios, somos agraciada o desgraciadamente, seres sociales. Puede no importarme el aislamiento si me siento satisfecho conmigo mismo y mis decisiones perfectamente calculadas, ordenadas en congurncia con mis principios y valores, personales, universales o como sea... pero definitivamente gritamos por una palmada en la espalda cuando nos vemos en medio de la multitud completamente solos. No creo que sea tu caso, así que sugiero que no veas el actuar de vez en cuando conforme a principios, ideas o valores ajenos o contradictorios a tu ser (principalemnte si es en apoyo a una persona quien estimes o quieras), no pasa nada, ni dejas de ser tú, ni se desmorona toda esa ideología que rige tus pasos, tampoco dañas tu reputación. Bien vale la pena darte un respiro para socializar. Al mismo tiempo rompes la rutina que llega a cansar y abrazas por un isntante nuevas y sencillas sensaciones y experiencias. Abrazos.

    By Blogger Jana Suro, at lun. nov. 05, 05:22:00 p.m. GMT-6  

  • Hay dos elementos que creo son los fundamentales de tu comentario, uno es el socializar y otro es el dar apoyo, y si entendí bien, tu propuesta es flexibilizar tu comportamiento de acuerdo a eso. Efectivamente, me parece que hay un nivel de tolerancia, en el cual puedes convertir un momento agradable en desagradable por generar una discusión inútil y también está la "terapia" que ofreces a los seres que estimas con la cual flexibilizas tu comportamiento para exprimir un desahogo que necesita la otra persona en vez de discutirle.

    Por otro lado, vivir congruente a tus principios no provoca una segregación social, afortunadamente vivimos en un mundo muy amplio y personalmente te puedo decir que he encontrado mucho más valor en mi relación con las personas que saben quién soy y cómo pienso que en relaciones forzadamente diplomáticas.

    Y respecto a servir de apoyo para otros, algo que me parece fundamental para confiar en alguien es encontrar que es un ser auténtico, que si bien piensa diferente a mi, no es hipócrita esforzándose por agradarme o por ser aceptado.

    El mensaje de este post es primero saberte individuo, que estés inmerso en una sociedad es irrelevante para este efecto, porque no estamos hechos en serie, no somos clones ni física ni mentalmente. Lo segundo es entender tus principios y afrontar y respetar que son diferentes a los que trataron de sembrarte. Y lo tercero es vivir acorde a tus principios, entendiendo que es más importante ser congruente que agradar a un mayor número de personas.

    Al menos ese es mi punto de vista y mi argumentación apunta hacia esa dirección, pero estoy abierto a leer una argumentación que apunte hacia otro lado.

    By Blogger gasca, at lun. nov. 05, 06:14:00 p.m. GMT-6  

  • Gasca, como te dije el día que publicaste este artículo, me identifico mucho con la situación por la que pasaste. Este comentario es más para darte una palmada en la espalda, porque sé que te encuentras entra una multitud ignorante (no incongruente) y porque sé que esto puede ser frustrante.

    Aparentemente hay quien piensa que es más importante apoyar a las personas a tu alrededor, incluso en las ocasiones en que este apoyo te hace actuar en contra a tus principios. Actitud, que desde mi forma de ver, es egoísta e ignorante.

    Por qué egoísta? Porque el pedir este apoyo de tu parte, o el no entender por que no das apoyo dice lo siguiente: Me importa un carajo lo que tu pienses o creas correcto. Esto es lo que yo pienso y esto es lo que necesito. Dámelo! este no es momento para andar viviendo de acuerdo a tus principios.

    Por qué ignorante y no incongruente? Porque todo mundo es congruente con sí mismo en todo momento pero la gran mayoría de las personas son ignorantes (voluntariamente) a sus principios. Las personas que te critican prefieren vivir sin pensar y decidir sobre sus principios porque de esta manera es fácil justificar sus acciones. Siempre habrá una salida. Siempre se podrá decir: En realidad no estoy de acuerdo con esto o aquello, pero lo que hice, lo hice por X.

    La verdad es que todas estas personas también tienen líneas que no estarían dispuestos a cruzar. Dudo que haya quien estaría dispuesto a apoyar cualquier causa, simplemente porque le han pedido su apoyo.

    Esto también creo que aplica a tu ejemplo de la nicotina: Es más fácil decirse a uno mismo "Estoy en contra de fumar, pero es que es muy difícil dejarlo... es culpa del cigarro!" que decir "Fumo porque soy una persona débil y nerviosa. La nicotina me trae tranquilidad. Estoy dispuesto a pagar el precio (el daño que me hago) porque es algo que me hace falta." Las personas, en realidad, están en paz con el daño que se hacen, pero no están en paz con aceptar este hecho.

    Un abrazo.

    leo.

    By Blogger Leonardo, at mié. nov. 07, 08:32:00 a.m. GMT-6  

  • En la parte de egoísmo estoy completamente de acuerdo contigo, de hecho no lo había visto de esa manera pero esa es exactamente la sensación que tengo cuando soy criticado de intolerante o radical por mantenerme fiel a mis principios. Siento que hay tanto una combinación de ignorancia e incomprensión de la otra parte, como una tendencia a devaluar mis ideas. Me hace sentir cierto nivel de frustración porque para mi es tan sencillo como "exponme tus argumentos" y para esas personas es simplemente un "ya no seas mamón".

    Me aclaraste la causa de ese sentimiento cuando me enfrento a esa situación (creo que antes más que ahora).

    Ahora bien, en la parte de que es ignorancia y no incongruencia, también estoy de acuerdo, desde el punto que lo manejas, pero lo planteo de manera diferente.

    Congruencia significa "coherencia, relación lógica". Cuando no cargas con principios cuyos argumentos conoces, es decir, cuando sigues lineamientos por costumbre cuya fundamentación IGNORAS, la probabilidad de ser CONGRUENTE con tus verdaderos principios (aquellos a los que llegarías si decidieras encontrarlos) es muy baja. Es decir, no son tus principios como individuo, sino que haces de tus accesorios (familia, amigos, pareja, comunidad) tus legisladores personales.

    Esto significa que generalmente no hay una relación lógica entre tus pricipios (que ignoras) y tus actos.

    Y bueno, aprovecho para agregar que en esta lógica que planteas, ceder entonces significa promover el egoísmo de la persona que lo solicita de manera explícita o implícita.

    By Blogger gasca, at lun. nov. 12, 08:45:00 p.m. GMT-6  

  • Debo confesar que me siento un poco enredada en todo este asunto. Estoy completamente de acuerdo con la publicaciòn, y estoy segura de que la leí en un muy mal momento: un lapso optimiso (raro en mi), de "no importa, no pasa nada y la vida sigue", sin embargo, debo confesar que a veces la rutina o dinámica (lo que sea) en que nos encontramos, nos llevan a decir y hacer cosas que pueden no estaren nuestros planes. Sé que no tengo que decir mucho al respecto para que captes la idea, el medio exige de ciertas cosas y eso, ceder y dejar atrás lo que sientes, piensas y crees, me hace querer matar a alguien.... pero no se puede.... finalmente coincido con quien dijo: alguien tiene que hacerlo.

    Debo confesar también que he paseado los mladitos textos toda la semana para poder dar una respuesta, no una disculpa, a todo este embrollo.... y el tiempo no me alcanza, así que he decidido que alcalor de tres copas de vino, lo que salga de mis dedos entumecidos es lo mejor que puedo decir:

    Arriba la convicción y la defensa de los ideales. Si hubiera más personas dispuestas a morir por lo que creen, el mundo, hoy, sería diferente. Insisto, convicción es el valor que más urge a este país.

    Ya sabes. Vas bien. Espero no estar muy lejos de lo que solía ser. El medio destaza a los débiles.

    Auxilio.

    By Blogger Jana Suro, at jue. nov. 15, 12:43:00 a.m. GMT-6  

  • Más sobria y menos dormida, tengo otra de convicción:

    "Si tienes la garra, la garra la fuerza, la determinación de alcanzar tu objetivo sin asustarte del tamaño del esfuerzo para lograrlo; sí estas dispuesto a jugarte el todo por el todo después de haber tomado la decisión que, por sí sola, justificará tu existencia, ya nada ni nadie podrá detenerte. La adversidad únicamente te servirá de acicate".

    Y estoy convencida de que la persona a quien se refiere, mantuvo su convicción, princpios e ideales, en lo más alto de sí mismo, sin alejarse de ellos por ningún motivo... o tal vez sí, pudo ser conveniente. Es cuestión de adentranos un poco en la historia de este país.

    En virtud de que me he manifestado en favor de Juárez, debo sólo aclarar que le rconozco ese esfuerzo y lucha, aún y cuando no esté convencida de gran parte de lo que hizo. Punto y aparte.

    Sólo quería compartir este pasaje, a proósito de la congruencia y la simbiosis entre el hacer, el pensar y el decir. Siempre hay resultados.

    Un abrazo.

    By Blogger Jana Suro, at jue. nov. 15, 06:05:00 p.m. GMT-6  

  • Uno de los principales mensajes que quise transmitir con este post es el de que siguiendo adecuadamente los pasos, no tenemos por qué doblegarnos ante principios diferentes a los propios.

    Algo que he notado en muchas personas es el pretender definir principios creyendo que son propios cuando están completamente inmersos en una dinámica de dependencia. No me refiero a la dependencia operativa en el trabajo, o si para comer en un restaurante dependes de que te preparen y sirvan, me refiero a estar emocionalmente atados de tal manera que alineemos nuestro pensamiento conciente a un vínculo emocional con otra persona(el papá, la mamá, la pareja).

    Las relaciones, por ejemplo, se convierten en codependientes en el momento en que comienzan ambas partes a satisfacer necesidades autodestructivas respaldadas por los mecanismos de defensa. Empieza a ser más importante "estar ahí" que alinearte a principios individuales.

    El punto es que si antes no te visualizas como individuo independiente, pero tu conciente te recuerda que deberías definir tus propios principios, será agónico o al menos frustrante el proceso de ser congruente.

    Bueno, el principal mensaje que quiero transmitir con este comentario, es que siguiendo los pasos adecuados, no se requiere de una gran determinación o garra para ser congruente, sólo estar convencido. Cuando se requiere garra y determinación es cuando te detiene el saber que puedes decepcionar a muchos, pero eso no es seguir los pasos, si te preocupan los demás en torno a tus principios no has conseguido visualizarte como individuo independiente. Por lo tanto, el verdadero reto está en el primer paso, después todo fluye.

    By Blogger gasca, at vie. nov. 16, 11:47:00 a.m. GMT-6  

  • Bonjorno, jmgasca.blogspot.com!
    [url=http://cialisantr.pun.pl/ ]Compra cialis generico[/url] [url=http://viagrarier.pun.pl/ ]Comprare viagra generico[/url] [url=http://cialistagh.pun.pl/ ]Acquistare cialis online[/url] [url=http://viagraenat.pun.pl/ ]Compra viagra online[/url] [url=http://cialisdkee.pun.pl/ ]Acquisto cialis generico[/url] [url=http://viagraycla.pun.pl/ ]Vendita viagra [/url]

    By Anonymous Anónimo, at sáb. nov. 21, 04:28:00 p.m. GMT-6  

Publicar un comentario

<< Home