mi subconciente ecléctico

viernes, julio 06, 2007

De amor y de firmas.

Hace un par de años, un buen amigo me informó: "me caso"; mi reacción inmediata fue preguntar "¿por qué?". Afortunadamente fue por chat, de tal manera que no se pudo percatar del frustrado tono que acompañaba al "¿por qué?". Resulta que mi amigo era (y espero que siga siendo, hace mucho que no sé de él) feliz, viviendo en unión libre con su ahora esposa, llevaban al menos varios meses, así que no dejó de sorprenderme negativamente su anuncio.

Cuando finalmente me explicó que le iba a facilitar la vida esa decisión, debido a que le permitiría obtener la ciudadanía estadounidense, comprar casa y viajar sin problemas, entendí la verdadera razón de su matrimonio, y es entonces que lo felicité. No me entiendan mal, él la amaba (espero que se sigan amando), pero el matrimonio era algo innecesario, excepto porque las condiciones legales le facilitaban la vida. Después que me explicó eso, finalmente le dije "felicidades"; a él le dió mucha risa y me dijo "es la felicitación que más trabajo me ha costado".

El matrimonio es un acto social y legal, que tiene implicaciones respecto a una serie de reglas, escritas y no escritas, que afectan en una medida más o menos estándar a los individuos que deciden dar el paso. Psicológicamente tiene una mayor implicación en la parte de inconciente colectivo que carga el individuo, que en sentimientos específicos, es decir, si yo necesito estar casado para amar a alguien, entonces estoy imponiendo una condición contractual en un estatus superior al amor, y si para mi es más importante dicha condición contractual, es porque un efecto social así me lo impuso. El amor es un sentimiento que rige de manera individual a cualquier ser humano, incluso si no vive en una sociedad que acostumbre el matrimonio; así que lo digo nuevamente, la necesidad de amor es un sentimiento inherente al ser humano mientras que la necesidad de matrimonio es parte de un aprendizaje social. Y ni menciono al matrimonio religioso.

¿Esto hace que el matrimonio sea malo? no, sólo confunde a las personas de lo que es y no es amor, y de lo que hace funcional y no a una relación de pareja. Aproximadamente el 50% de los matrimonios terminan en divorcio en esta parte del mundo. Cuando un amigo me dice "me caso", me cuesta mucho trabajo contestar con un honesto "felicidades"; cuando un amigo me dice "me divorcio", inmediatamente contesto "felicidades". Esto porque es muchísimo más probable tomar una buena decisión de divorcio que de matrimonio, desde el instante que consideras divorciarte, hay una serie de efectos sociales/legales que te amarran, hasta el momento de la firma en que alcanzas tu libertad en ese contexto; esas cosas que te limitan de alguna forma, no son inherentes al ser humano. En el momento que amas a alguien puedes continuar amándolo de manera independiente a que haya o no un acto social que lo "avale", lo que es inherente no necesita validez; por ejemplo, ¿de qué ha servido que la Constitución dicte la igualdad de las personas, si sigue habiendo diferenciaciones de género, raza, estatus económico, preferencia sexual?, se nace igual de manera inherente, que socialmente ocurra es otra cosa. Se puede amar de manera inherente, que se avale con un matrimonio no garantiza absolutamente nada.

Estoy convencido de que el amor es un estado mental con caducidad, por supuesto creo que esa caducidad depende en cierta medida de la pareja, la caducidad puede ser en algunos casos de 200 años y tal vez no alcanzamos a verla, pero existe. Lo que realmente creo que debe sostener a una relación de pareja es la confianza, aquello que te permite estar cómodo con ella, dejar de reprimir a tu verdadero yo, compartirle todo lo que eres y lo que tienes porque esa persona es una extensión de tu propio ser, obtener felicidad al ver la suya porque no eres otra cosa que una extensión de su ser; y más importante que todo, la confianza te da el poder de decir en el momento adecuado "se acabó el amor", y evitar herir profundamente a esa persona importante en tu vida.
Por supuesto que el amor es un estado mental, pero es sumamente placentero, y sin duda le da una perspectiva de plenitud a tu propia vida, es el significado de sinergia integral de dos individuos. Me pueden decir intolerante (las razones por las que termino una relación) y excesivamente exigente (para elegir pareja); pero tengo un indicador que me enorgullece, soy un buen amigo de cada una de las parejas que he tenido, para la mitad de ellas soy su mejor amigo.

Un día, en bachillerato, un profesor me pidió que definiera el amor, construí algo como de cinco renglones que me convenció bastante en ese momento (recuerdo que su punto era la imposibilidad de definirlo, y al menos sé que mi definición cumplía las reglas lógicas). No recuerdo qué demonios escribí, pero si ahora lo tuviera qué definir, sería algo como "amor de pareja es el estado mental que te permite alcanzar un estado de sinergia emocional placentera con otro individuo en cada uno de los aspectos que comparten"; claro que en ese momento amaba a alguien, tal vez por eso se extendió innecesariamente a cinco renglones. ;)


¿Estaría dispuesto a casarme? si encuentro la suficiente conveniencia legal/social, que compense a dos trámites súper engorrosos, sí. ¿Estoy dispuesto a casarme por la Iglesia? no. Si mi pareja está convencida de que es un ritual importante en su vida, por un significado divino (qué miedo), su ritual perdería validez al instante en que yo me pare a su lado a decir una serie de cosas en las que no creo. Y si mi pareja lo hace para quedar bien con su familia, pues no es la clase de espíritu (sic) independiente que estoy buscando.

4 Comments:

  • Las empresas grandes en Estados Unidos incluyen asesoria legal como parte de los beneficios.
    El mas interesante? Prenuptial agreement...
    Fiscalmente es una joya.

    By Anonymous Erminio, at lun. jul. 09, 05:28:00 p.m. GMT-6  

  • Sí, o el hecho de que en México pueden sumar sus puntos de INFONAVIT los recién casados para obtener más rápido el crédito para una casa.

    Y entonces dices "¿Vale la pena la molestia?". Si la respuesta es sí "¡Felicidades!". :D

    Pero la verdad es que casi todos se casan o por compromiso social o familiar, o por la búsqueda de un compromiso en la pareja. Es decir "ahorita sí quieres, pero como no sabemos si mañana vas a querer, pues mejor hacemos un contrato (o un ritual)". Económicamente puede tener sentido, religiosamente pues es una farsa jurar amor eterno a un ser que sabe el futuro; y personalmente qué hueva de trámites... voto por la unión libre.

    By Blogger gasca, at lun. jul. 16, 03:11:00 p.m. GMT-6  

  • Recuerdo ese chat.

    Gasca, se que nos entendemos. La paradoja es que en el momento en que un matrimorio se convierte en el motivo por el cual una pareja se mantiene unida, este tambien se convierte en el motivo por el cual esta pareja debe separarse. Curiosamente, esto sucede desde el primer minuto en muchos de los matrimonios.

    Honestamente creo que nadie deberia casarse a menos de que se sientan completamente comodos no haciendolo. Me explico?

    A mi me ha ido bastante bien y estoy felizmente casado, pero no dividiria mi vida en soltero/casado, sino en solo/acompañado –ambas, buenas etapas.

    By Blogger Leonardo, at mar. jul. 17, 07:15:00 p.m. GMT-6  

  • Wow, no lo había analizado desde esa perspectiva. Qué chido que te hayas encontrado mi blog justo cuando escribí un post relacionado contigo.

    En efecto, si un contrato o un ritual del pasado es la única razón para mantenerse junto a la pareja, pues hay que divorciarse.

    Si por el contrario, el concubinato funciona, y hay una serie de ventajas contextuales, es mucho más probable que el matrimonio sea un acto inofensivo.

    La moraleja es, si ya decidieron casarse, al menos vivan juntos antes caray (y si de novios su relación es disfuncional, no esperen que el matrimonio lo resuelva).

    By Blogger gasca, at mar. jul. 17, 08:31:00 p.m. GMT-6  

Publicar un comentario

<< Home